Edición #153: Conociendo al profesional: Arq. John Osborne Arquitectura con propósito


“Aprender Arquitectura. Así: con ´A’ mayúscula”. Ésta es una anécdota que atesora el Arq. John Osborne, al recordar sus años de estudiante en la Universidad del Diseño, cuando era formado por el Arq. Álvaro Rojas, a quien considera su primer mentor.


Fotografía: John Osborne

Era la década de los 90 y esta casa de enseñanza (la cual, desafortunadamente, cerró sus puertas en 2008) era un sitio en plena ebullición; una especie de “taller renacentista”, donde las ideas iban y venían, en plena libertad y con espíritu creativo. En este ambiente, se forjó el Arq. Osborne, quien hoy es reconocido en el país, principalmente, por sus propuestas en materia de Urbanismo, entre ellas la creación de un teleférico en la ciudad de San José, para ser usado como transporte público. Precisamente, ésta y otras ideas forman parte de su proyecto “San José 2050”, con el que fue galardonado durante la XIII Bienal Internacional de Arquitectura, organizada por el Colegio de Arquitectos, el año anterior.

Posiblemente, su enorme conciencia y sensibilidad ante los problemas de nuestra capital, provienen también de su paso por la prestigiosa firma RoTo Architects, con sede en Los Ángeles, Estados Unidos, ciudad en la que vivió siete años.


Fotografía: Fernando Alda


Fotografía: Sean Davis

Allí, con el afamado arquitecto Michael Rotondi, aprendió la “A2” de la Arquitectura. Juego de palabras que, sin duda, ejemplifica acertadamente la formación integral de este profesional. Sobre esta experiencia laboral explica: “Michael Rotondi no sólo es un gran profesional, sino una magnifica persona, se diferencia de otros arquitectos en que no sólo fue fundador de Sci Arc, sino que –también- fue su director durante 11 años, mientras fue socio fundador de una de las firmas de Arquitectura más importantes de los 90, llamada Morphosis”.

Actualmente, John Osborne reside y practica Arquitectura en Tamarindo, Guanacaste (con su propia oficina y práctica llamada OsArq) y Los Ángeles, California (como socio de Michael Rotondi en RoTo Arquitects, donde está trabajando en una comisión de un edificio público para la ciudad de Long Beach de $126 millones, entre otros). Residencias, escuelas, hoteles, planes de desarrollo y conservación, edificios públicos cívicos, edificios comerciales, laboratorios de biología marina figuran dentro de los proyectos que está diseñado, últimamente. “Me siento cómodo con cualquier proyecto que pueda adaptarse a nuestro tiempo y al lugar. Creo firmemente que el espíritu del sitio va más allá de los cinco sentidos”, concluyó.



1- ¿Qué lo inspiró a ser arquitecto?

JO: La atracción por inventar cosas.

2- ¿Quién es el Arquitecto que más admira?

JO: Peter Zumthor y a todos los que, como él, se enfocan en el trabajo y no en el protagonismo. De Michael Rotondi, por ejemplo, aprendí que el equilibrio es importante en la vida y que es difícil de lograr.

3- ¿Cuáles son sus materiales preferidos?

JO: Los comunes: madera, piedra, acero y vidrio.

4- ¿Cuál es el principal reto, en materia de Arquitectura, para Costa Rica?

JO: Liberarse de las pre-concepciones y forjar un nuevo estándar en la ética de trabajo.

5-¿Qué tendencia global podría ser replicada en Costa Rica?

JO: Es claro que, actualmente, a diferencia de épocas pasadas, todo está conectado. En este sentido, la tendencia va hacia la integración de las cosas. Hoy, podríamos tender a pensar y actuar de manera más integrada.

6- ¿Un consejo para alguien que está por empezar a diseñar su casa u oficina?

JO: Empezar y continuar sin pre-concepciones y que la conversación trascienda con su arquitecto; conversar más sobre las razones de las cosas que dan gusto en vez de cuáles son sus gustos. Una conversación de ideas y menos de estilos.

7- ¿Cuál es la responsabilidad de la Arquitectura con la ciudad?

JO: La Arquitectura tiene que ser muy crítica en la ciudad, porque ella la simboliza. Debe ir dando dirección a la ciudad.

8- ¿Cuáles son los edificios que más le gustan dentro y fuera de Costa Rica?

JO: Acá, el Edificio Omni y, en el exterior, el Salk Institute, ubicado en San Diego, California (porque es un edificio que lo mueve a uno de forma viceral, es una arquitectura que trasciende, es atemporal).


Fotografía: Andrés García Lachner


Fotografía: Sean Davis

Para mayor información +506 2653 2853/ www. osarq.com


Reciba Actualizaciones de Nuestro Blog